MINDFULNESS

MINDFULNESS FOTO CITA
“EL AUTÉNTICO VIAJE DE DESCUBRIMIENTO NO CONSISTE TANTO EN BUSCAR NUEVOS PAISAJES, SINO EN APRENDER A MIRAR LOS VIEJOS CON OJOS NUEVOS” MARCEL PROUST

¿QUÉ ES EL MINDFULNESS?

Mindfulness es la traducción al inglés de la palabra Sati, que en el idioma pali significa Atención o Presencia, y que en castellano se traduce como Atención Plena o Conciencia Plena. Mindfulness es una cualidad que consiste en ser consciente de lo que acontece momento a momento en el presente, entrenando para ello la función cognitiva de la Atención y desarrollando una actitud libre de juicios basada en la apertura y curiosidad ante las experiencias que la vida te va presentando instante tras instante.
Mindfulness es sobre todo un modo distinto de estar, relacionarse y vivir, que implica esencialmente morar más en el presente, adiestrando la mente para que no se mueva tanto entre el pasado y el futuro, al tiempo que se va asentando la atención con naturalidad en lo que está ocurriendo aquí y ahora.

EN QUÉ TE PUEDE BENEFICIAR

La neurociencia ha demostrado que con la práctica regular de Mindfulness durante al menos 8 semanas:
  • Reduces tus niveles de estrés hasta en un 47%, disminuyendo la sintomatología física asociada
  • Aprendes a aquietar la mente y encontrar espacios de calma y serenidad cada día
  • Empiezas a sentirte cómodo/a en tu propio cuerpo, más relajado/a, reduciendo la somatización del malestar psicológico en un 58%
  • Te vuelves resiliente, es decir, con mayor capacidad para afrontar, superar y salir fortalecido/a de las adversidades.
  • Aprendes a dar lo mejor de ti, mostrándote entusiasta, amable y compasivo/a, y también agradecido/a con lo que tienes en la vida.
  • Aprendes a gestionar lo que sientes con inteligencia emocional

Mindfulness imagen 1
  • Dejas de practicar tanto la rumiación, es decir, la tendencia estresante de invertir una notable cantidad de tiempo en pensar sobre hechos negativos que forman parte del pasado.
  • Te proteges de la depresión, que como componente del estrés se reduce en un 58%
  • Comienzas a actuar con más serenidad en medio de situaciones estresantes, cambiando el hábito de reaccionar al estrés “ciegamente” por responder conscientemente a cada situación.
  • Aumentas tu tolerancia al dolor, especialmente en enfermedades crónicas
  • Te tomas las cosas con más sosiego, calmando la ansiedad hasta en un 59%
  • Tu sistema inmunológico se fortalece frente a posibles enfermedades para las que predispone el estrés
  • Cuidas de tu cerebro previniéndolo del deterioro cognitivo
  • Desempeñas tus tareas con más concentración, aprendes con más facilidad y te atreves a ser más creativo, lo cual se nota en la calidad de tu trabajo.
  • Dudas menos a la hora de tomas decisiones importantes y no importantes
  • Te juzgas menos, juzgas menos a los demás y a lo que te rodea, facilitando así que puedas desarrollar diferentes puntos de vista sobre las cosas, lo que enriquece tu experiencia vital.
  • Te vuelves más empático/a, sientes una mayor cercanía hacia los demás, conectas mejor con la gente.
  • Comienzas a darte cuenta de que puedes hacer mucho por mejorar tu salud, tu bienestar y tu calidad de vida.[/su_row]

¿CUÁLES SON SUS ORÍGENES?

La práctica del Mindfulness se remonta 2500 años atrás. Encontramos su origen en la meditación budista, siendo uno de los elementos fundamentales del Noble Óctuple Sendero, el cuerpo de enseñanzas que transmitió el Buda histórico con la finalidad de mostrar un camino hacia la plena realización personal.
No obstante la búsqueda de la plenitud, es decir, el arte de estar presente en armonía con uno/a mismo/a y con el entorno es una constante que se ha dado en todas las tradiciones contemplativas que han existido desde los inicios de la civilización. Sin embargo lo fascinante de la práctica de Mindfulness es su inclusión como disciplina científica, lo que ha permitido contrastar los excelentes beneficios que aporta, los cambios que se producen en determinadas áreas del cerebro y las ventajas que conlleva su aplicación de un gran variedad de contextos y situaciones, acercando de esta forma la meditación a miles de personas en todo el mundo.

Mindfulness Imagen 2

¿QUÉ PAPEL JUEGA EL MINDFULNESS HOY EN DÍA?

Desde que en 1979 Jon Kabat- Zinn, profesor emérito de medicina, comenzara a aplicar Mindfulness en la Clínica de Reducción de Estrés de la Universidad de Massachusetts, el número de investigaciones científicas entorno a esta práctica milenaria ha ido creciendo, llegando a alcanzar en la última década un aumento exponencial. Actualmente el Mindfulness está gozando de un protagonismo cada vez más notorio en nuestra sociedad. Una sociedad de múltiples estímulos, con una enorme cantidad de información, con el acoplamiento de las nuevas tecnologías, las dificultades para conciliar vida profesional y familiar, los retos marcados en los distintos ámbitos de la vida, el aumento de actividades, la sensación de falta de tiempo, la complejidad en las relaciones interpersonales, las presiones en el puesto de trabajo, etc…

Mindfulness imagen 3

Todo esto requiere de soluciones que pasan por aprender a gestionar la mente para no sucumbir al estrés que genera este estilo de vida y encontrar espacios donde poder parar, relajarse, renovarse, aprender a descansar sobre la propia atención y conectar con nuestro interior.
En este sentido Mindfulness ha evidenciado ser una práctica eficaz, lo que está propiciando su difusión en los distintos ámbitos de la sociedad: centros educativos, multinacionales, pymes, bufetes de abogados, hospitales, centros de salud, equipos deportivos, intervención psicosocial, gabinetes de psicología clínica, etc…así como una creciente participación de personas que de un modo particular asisten a cursos, programas y másteres en centros privados y universidades donde se enseña Mindfulness y sus técnicas.


10 MOTIVOS PARA INICIARSE EN EL MINDFULNESS

  1. Aprendes técnicas útiles para reducir el estrés, comprendes su funcionamiento y cómo afrontarlo eficazmente, lo que repercute no sólo en tu bienestar a corto plazo, sino también a medio y largo plazo.
  2. Aprendes a desenvolverte con calma y claridad mental en momentos estresantes y de tensión emocional que antes te “arrastraban”.
  3. Afinas la maravillosa capacidad de parar y darte cuenta antes de actuar, es decir, aprendes a responder en función de lo que la situación requiere, en lugar de reaccionar con automatismos y/o hábitos. Ganas libertad.
  4. Descubres que entrenando tu mente ésta puede hallar espacios de calma, quietud y silencio tan necesarios como poco habituales en la vida ordinaria.
  5. Aprendes a relacionarte de una manera distinta con tus pensamientos, emociones y sensaciones, especialmente cuando son fuente de malestar y sufrimiento. Esto te permite afrontar con entereza las dificultades y no depender tanto de las circunstancias externas para estar bien.
  6. Vives más atento/a, aprendes a estar donde estás y con lo que estás haciendo. La mente vaga menos entre pensamientos automáticos y errantes (red neuronal por defecto) lo que está directamente relacionado con una mente sana y feliz.
  7. Cultivas deliberadamente tu salud y bienestar, aprendiendo a cuidar bien de ti y también de los que te rodean.
  8. Aprendes a convivir con los altibajos y te abres a experimentar más plenamente cada momento de tu vida.
  9. Aprendes a vivir de un modo distinto, más consciente de cada momento y de la poderosa influencia que tiene sobre tu calidad de vida la forma en que te relacionas contigo mismo/a, con los demás y con el entorno en el que interactúas.
  10. Desarrollas emociones positivas como la compasión, la alegría interior o la gratitud, que según la ciencia y la gente que las practica, son fuente de felicidad, regocijo y bienestar.
  11. Promueves un proceso de cambio personal basado en el autoconocimiento, que está encaminado hacia la paz interior y la plenitud.